Publicado el Dejar un comentario

Prevención Pie Diabético

Prevención pie diabético

Las personas que padecen diabetes son propensas a desarrollar  una condición llamada neuropatía diabética, que produce mala circulación y pérdida de la sensibilidad en extremidades como los pies. Normalmente la mayor parte de las personas tiene algún problema asociado a una forma inadecuada de caminar o a la mala elección del calzado, en consecuencia puede provoca heridas, úlceras, durezas en los pies, uñas encarnadas, entre otras condiciones.

El problema es que cuando se sufre de neuropatía diabética y debido a la falta de sensibilidad, es posible que el paciente no note estas lesiones y que las mismas se conviertan en una úlcera sería que conduzca al pie diabético.

Gracias a las plantillas para el pie diabético y a los cuidados podales necesarios, esta condición se puede prevenir. Las Plantillas BioMecánicas ayudan a equilibrar el peso al caminar, reduciendo al mínimo la posibilidad de padecer roces y lesiones que conduzcan a sufrir de esta delicada condición.

RECOMENDACIONES

En los diabéticos el flujo sanguíneo de los pies suele ser débil, debido a las alteraciones provocadas por la enfermedad. Un correcto cuidado para prevenir problemas es de suma importancia. Estas son algunas recomendaciones que puedes seguir:

  • Mantenga sus pies limpios, el baño diario y limpieza de los pies es importante.
  • Si se baña en una tina, revise la temperatura del agua con el codo antes de sumergir los pies para evitar quemaduras.
  • Seque bien sus pies al salir de bañarse. No se ponga los zapatos hasta que se encuentren los pies secos. La humedad facilita la aparición de grietas y úlceras.
  • Seque el espacio entre sus dedos con una toalla. No use soluciones secantes ni la secadora para ello, ya que favorece la resequedad y las grietas.
  • Si su piel está reseca, puede aplicar crema o lociones humectantes en la parte superior e inferior de sus pies, pero no entre los dedos ya que se puede acumular humedad. Espere a que la crema se absorba antes de ponerse calcetines o zapatos.
  • Use zapatos cómodos sin costuras por dentro del zapato, esto evitará la formación de callos.
  • Uso de plantillas ortopédicas en zonas con presión excesiva, el ortopedista debe modificar la plantilla mediante un material más blando o un agujero. Esto permite distribuir las presiones para evitar úlceras.

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico para averiguar si esta información se aplica en su caso y para obtener más información sobre este tema.

Conoce nuestras plantillas para prevención de pie diabético… Plantillas BioMecánicas

Publicado el Dejar un comentario

Tratamiento Pie Plano

Según los resultados de la evaluación inicial, la gravedad de la sintomatología y la afectación indirecta que presente el paciente, será determinado el tratamiento, el cual puede ser quirúrgico o no.

Tratamiento Ortopédico

El ortopedista o podólogo indicara el uso de plantillas para de esta manera tratar de originar el arco plantar de manera fisiológica. También sugerirá el uso de calzado ancho en el antepié con un contrafuerte posterior que sujete el calcáneo; que posea piso de suela o goma dura pero fina; cordones o correas de ajuste; con tacón elevado ligeramente, que posea cuñas internas según convenga. En muchos casos, no es necesario que sean botas, pero es conveniente colocarlas de forma preventiva en el niño que comienza a caminar. Las plantillas correctoras se colocan a partir de los 2 años de edad; según el material de construcción, pueden ser de tipo blando, semirrígido o rígido, en función de la edad y la corrección que se precise. Su cambio depende del crecimiento del pie y, por regla deben cambiarse anualmente.

 

 

Tratamiento Fisioterapéutico

En conjunto con el tratamiento ortopédico, se realizaran ejercicios, en ciclos y repeticiones que dependerán de la tolerancia del paciente, los cuales serán dirigidos a fortalecer la musculatura implicada para estimular así la formación del arco plantar.  Entre los ejercicios sugeridos podemos mencionar:

  • Caminar en punta de pies de un extremo a otro, bien sea sobre el suelo o sobre alfombras con diferentes texturas para activar el trabajo propioceptivo.
  • Intentar agarrar objetos pequeños con los dedos de los pies. ( legos, colores, pelotas pequeñas), luego de dominar el agarre, se puede iniciar el traslado de un lado al otro con los objetos.
  • Marcha con el borde externo de los pies y sobre los talones
  • Al colocarse en un borde de algún escalón, dejar caer suavemente los talones hacia atrás para elongar de esta manera el tendón de aquiles.
  • Estiramientos musculares de miembros inferiores
  • Reeducación y coordinación de la marcha

Además de los ejercicios, también se harán uso de agentes físicos para preparar la musculatura a trabajar, incluyendo también inducciones miofasciales superficiales y profundas para la liberación del tejido comprometido.

 

 

Tratamiento quirúrgico

Se trata de una intervención quirúrgica al no ver mejoría con la rehabilitación y el tratamiento ortopédico. Siendo candidatos los pies planos valgos irreductibles con anomalías en los medios de unión articular, o astrágalo vertical; así mismo en el caso de presentar marcha antiálgica por insuficiencia del tendón tibial posterior, post traumáticos, inestabilidad de articulaciones del pie-tobillo, etc.

Los principios del tratamiento quirúrgico son:

  • Transplante de otro tendón para ayudar a la función del tendón tibial posterior (por lo general se trasplanta el flexor largo del dedo gordo)
  • La restauración de la forma y la alineación del pie. Esto realinea la carga al centro del tobillo.

Posibles complicaciones del tratamiento quirúrgico

  • Problemas en la cicatrización de la herida
  • Infección
  • El fracaso para curar el hueso (no unión) que se ha cortado o articulaciones que se han unido
  • Trombosis venosa profunda
  • Embolia pulmonar
  • Lesión neurológica
  • Lesión vascular
  • El dolor y la deformidad continúan

La recuperación de la cirugía depende de la combinación particular de los procedimientos que se realizan. Sin embargo, si el corte y el reposicionamiento de los huesos o la fusión de las articulaciones se requiere, (normalmente se requieren) una recuperación típica sería toma de 4-6 meses para lograr gran parte de la recuperación, y 12-18 meses antes de que alcancen su punto de mejora máxima.

Se recomienda que los tratamientos quirúrgicos sean la última opción*

 

Publicado el Dejar un comentario

Pie Plano

Pie Plano

 

El pie plano es una afección común. Es normal en bebés y niños pequeños. Los pies planos ocurren debido a que los tejidos que sostienen las articulaciones en el pie (llamadas tendones) están flojos.

Antes de nacer se adopta una posición para amoldarse a la forma “ovoide” del útero materno, manteniendo las piernas flexionadas. Es por ello que al nacer y durante varios meses las piernas se aprecian curvas mientras que los pies generalmente adoptan una posición “hacia adentro” predisponiendo a un posible pie plano.

A medida que los niños crecen, los tejidos se tensan y forman un arco, lo cual tiene lugar cuando el niño tiene 2 o 3 años de edad. La mayoría de las personas tiene arcos normales cuando son adultas. Sin embargo, es posible que en algunas personas este arco nunca se forme.

Puede ocurrir un desbalance biomecánico al tener alteraciones en las partes blandas como consecuencia de un fenómeno de adaptación a los cambios esqueléticos. Teniendo retracción de la cápsula y ligamentos o retracción de los músculos y los ligamentos plantares adicionalmente, la aponeurosis plantar superficial y la piel de la planta están retraídos y son inextensibles.

 

Algunas afecciones hereditarias pueden causar tendones flojos.

  • El síndrome de Ehlers-Danlos
  • El síndrome de Marfan

Las personas que nacen con estas afecciones pueden tener pie plano.

El envejecimiento, las lesiones o una enfermedad pueden causar daño a los tendones y provocar que se desarrolle pie plano en una persona a quien ya se le han formado los arcos. Este tipo de pie plano sólo puede ocurrir en un lado.

En raras ocasiones, los pies planos dolorosos en los niños pueden ser causados por una afección en la cual dos o más de los huesos en el pie crecen unidos o se fusionan. Esta afección se denomina coalición tarsiana.

Síntomas

El pie plano no es doloroso en sí, incluso, en algunos casos solo se presenta la ausencia del arco plantar sin manifestar ningún tipo de sintomatología, pero en otros casos, el dolor se reflejará en la parte del retropié debido a la inserción de la musculatura involucrada como el tibial posterior, el cuadrado plantar entre otros, adicionalmente se presentan:

  • Caídas constantes
  • Torpeza o cambios compensatorios al caminar
  • Aumento de la sensibilidad
  • En algunos casos, manifiestan calambres constantes.
  • Deformidad o aplanamiento del pie.

Pruebas y exámenes

En personas con pies planos, el empeine del pie hace contacto con el suelo al pararse.

Lo más común en el examen de los pies es el “estudio clínico de la huella plantar o pisada” el cual puede determinar problemas de apoyo que causen dolor, molestias o déficit de funcionamiento en cualquier persona.

Una vez determinado pie plano el ortopedista puede que le pida que se pare en los dedos de los pies. Si se forma un arco, el pie plano se llama flexible.

Si no se forma el arco mientras está parado en los dedos del pie (llamado pie plano rígido) o si hay dolor, se pueden necesitar otros exámenes, incluso:

  • Tomografía computarizada (TC) para examinar los huesos en el pie
  • Resonancia magnética para examinar los tendones en el pie
  • Radiografía del pie

Tipos de Pie Plano

Pie planoflexibles: considerado el más común, ligados con frecuencia a tipología familiar y asociados a una hiperlaxitud o debilidad de los medios de armonización y unión articular. Usualmente se relaciona con la retracción del tendón de aquiles, lo que produce dolor y aumento del consumo energético durante la marcha por sobrecarga de los músculos extrínsecos e intrínsecos del pie. Logrando ser modificados al posicionarse en puntillas.

Pies planos valgos dolorosos o rígidos: en estos, se producen por barras que unen los huesos del tarso, o astrágalo vertical congénito, con dolores localizados tanto en los pies como en las pantorrillas y columna lumbar, casi siempre produciendo limitación funcional y desgaste en el calzado habitual. Sin modificarse al posicionarse en puntillas.

Otra clasificación deacuerdo a la intensidad del pie plano:

  • Grado I: Es una condición límite entre normal y el pie plano, lo que debe ser objeto de vigilancia. Se trata de un pie que es normal en reposo pero que al recibir el peso del cuerpo produce un moderado aplanamiento del arco longitudinal con un discreto componente de valgo de retropié
  • Grado II: Se trata de un pie plano valgo ya bien definido. Hay aplanamiento de la bóveda plantar y un valgo de retropié claramente por encima de los valores que hay que esperar como normales para la primera edad del paciente.
  • Grado III: Al hacerse más intenso el pie plano, la parte anterior del pie soporta una sobrecarga en la primera cuña y en el primer metatarso que, como consecuencia se desvía hacia lateral en valgo. Esta eversión del antepié caracteriza a este tercer grado en donde, lógicamente, también se da el aplanamiento y el valgo de calcáneo ya apuntados en el segundo grado.
  • Grado IV: Por último, el cuarto grado es la condición más grave del pie plano, con una evidente lesión en la articulación astrágalo-escafoidea. A las deformidades señaladas en el tercer grado se agrega una pérdida de relación normal entre el astrágalo y escafoides, con una prominencia de la cabeza del astrágalo en la planta del pie. El valgo del calcáneo es todavía más intenso y, de persistir sin tratamiento, el tendón de Aquiles resulta sensiblemente acortado. Además la deformidad puede hacerse rígida, no corregible manualmente.

Alteraciones Biomecánicas

El funcionamiento alterado del pie se relaciona con diferentes procesos dolorosos, pero se debe tener en cuenta que no siempre es la causa principal de dolor articular o muscular. La ubicación del dolor hará necesaria la creación del mecanismo compensador elegido por el paciente, siendo el inicio de una posible lesión o patología en el resto de la extremidad, mencionando las más relevantes localizadas en:

  • Rodilla: Donde se produce una sensación de crujido alrededor de la rótula acompañado de dolor agudo en la zona inferior y superior de la misma durante actividades de la vida diaria ya que para realizar una marcha funcional compensa con un exceso de pronación, causando dolor femororrotuliano y un riesgo aumentado de sufrir el síndrome de stress tibial medial. también se suele acompañar de la rodilla en valgo que, a largo plazo, puede determinar lesión de cartílago o del menisco, en concreto pinzamiento del compartimiento externo, debido a que la rotación tibial interna asociada a la pronación excesiva, produciendo un desplazamiento de la trayectoria patelo-femoral internamente, favoreciendo a la subluxación lateral de la rótula.
  • Tibia: La pronación excesiva del antepié y la rotación tibial interna aumenta las fuerzas de tracción sobre los flexores profundos de la pierna. Esto es un factor común que provoca inflamación del periostio, secundario a las fuerzas de tracción por un exceso de trabajo muscular sobre las estructuras blandas en la tibia.
  • Cadera: El exceso de pronación bilateral, produce una rotación interna de los ejes de la tibia y del fémur que puede conducir a una anteriorización del centro de gravedad, cargando el antepié y compensando con una inclinación lordótica secundaria y rigidez muscular. En cambio, el exceso de pronación unilateral a nivel subtalar, disminuye la distancia vertical del pie al suelo, creando una pierna corta funcional, y por tanto una mala alineación de la cadera, que puede producir sensación de rigidez y dolor en la región dorso-lumbar, tanto en la cadera derecha y/ o izquierda, especialmente después de la bipedestación mantenida.

Conoce el tratamiento en este link…

Publicado el Dejar un comentario

¿Mi hijo tiene algún problema de Asimetría Craneal?

¿Mi hijo tiene algún problema de Asimetría Craneal?

ANTECEDENTES

El cráneo de un bebé está conformado por seis huesos craneales separados:

  • El hueso frontal
  • El hueso occipital
  • Dos huesos parietales
  • Dos huesos temporales

Cuando un bebe nace el cráneo esta hecho de  varias placas de huesos individuales y estas se unen en lo que llamamos suturas craneales.

En un bebé, el espacio donde se unen 2 suturas forma un “punto blando” cubierto de membranas denominado fontanela. Las fontanelas permiten el crecimiento del cerebro y el cráneo durante el primer año de vida del bebé.

Los huesos del cráneo permanecen separados aproximadamente durante 12 a 18 meses. Luego se juntan o fusionan como parte del crecimiento normal y permanecen fusionados durante toda la vida adulta.

Normalmente hay dos fontanelas en el cráneo de un recién nacido:

  • En la parte superior, en la mitad de la cabeza, justo hacia delante del centro (fontanela anterior).
  • En la parte posterior de la mitad de la cabeza (fontanela posterior).

La fontanela posterior generalmente se cierra hacia la edad de 1 o 2 meses. Puede ya estar cerrada al nacer.

La fontanela anterior generalmente se cierra en algún momento entre los 9 y los 18 meses de edad.

Las suturas y fontanelas son necesarias para el desarrollo y el crecimiento del cerebro del bebé. Durante el parto, la flexibilidad de estas fibras permite que los huesos se superpongan, de tal manera que la cabeza del bebé pueda pasar a través de la vía del parto sin presionar ni dañar su cerebro.

Durante la lactancia y la niñez, las suturas son flexibles, lo cual permite que el cerebro crezca rápidamente y lo protege de impactos menores a la cabeza, como cuando el bebé está aprendiendo a levantar la, a voltearse o a sentarse. Sin suturas y fontanelas flexibles, el cerebro del bebé podría no crecer lo suficiente y se produciría daño cerebral.

La palpación de las suturas y de las fontanelas craneales es una de las maneras por medio de las cuales los médicos y enfermeras determinan el crecimiento y el desarrollo de los niños. Ellos pueden evaluar la presión intracerebral palpando la tensión de las fontanelas, las cuales deben sentirse planas y firmes. Las fontanelas abultadas pueden ser un signo de un aumento en la presión dentro del cerebro. En este caso, es posible que los médicos necesiten utilizar técnicas imagenológicas para ver la estructura del cerebro, como una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Asimismo, se puede necesitar la cirugía para aliviar el incremento en la presión.

Las fontanelas hundidas y deprimidas algunas veces son un signo de deshidratación.

UNA SIMPLE PRUEBA

FORMAS DE LA CABEZA

Mira hacia abajo sobre la cabeza de su bebé desde arriba y comparar lo que se ve a los siguientes diagramas.

PLAGIOCEFALIA

Se presenta como una forma asimétrica (desigual) de la cabeza. La parte trasera de un lado de la cabeza será aplanada, a menudo empujando la frente y del oído en el mismo lado hacia adelante.

BRAQUICEFALIA

Se presenta como una forma de la cabeza anormalmente amplia resultante de un aplanamiento central de la parte posterior de la cabeza. Usted puede notar una frente abombada y una mayor altura de la parte posterior de la cabeza en la vista lateral. Esta forma también puede ser asimétrica.

ESCAFOCEFALIA

Se presenta como una forma de la cabeza larga, estrecha desde la vista superior. Usted puede notar la frente y la parte posterior de la cabeza abultada (prominencia) en la vista lateral.

¿QUÉ HAGO?

Si la forma de la cabeza de su bebé se aproximará a una de las formas en nuestro diagrama, no tienen de que preocuparse… existen tratamientos efectivos para estos casos!!

Es importante que a pesar de que note un aplanamiento y físicamente no se vea estético, En realidad no es, en el mejor de nuestro conocimiento, que afecte el crecimiento y desarrollo del cerebro infantil.

Si su hijo tiene esta forma de cabeza usualmente alguien con experiencia en el área puede establecer un diagnostico empezando por examinar al bebe. No es necesarios en todos los casos obtener muestras de rayos x, tomografía (CAT scan) o resonancia magnética (MRI), para saber lo que esto representa.

Cuando el cambio en la cabeza es un poco más severo, tal vez se considere como opción un casco para niños… Como podemos ver en este diagrama, el azul representa el casco. Y lo que es importante que note es que el casco es realmente un escudo para la cabeza del niño. En otras palabras, no es como un tornillo que apachurra al niño en las áreas prominentes, realmente está protegiendo las áreas planas para que el crecimiento normal de la cabeza rellene el área plana. Usualmente podemos lograr de un 50% a un 90% de mejoría de lo que estaba al empezar con el tratamiento con el casco.

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico para averiguar si esta información se aplica en su caso y para obtener más información sobre este tema.

Publicado el Dejar un comentario

Tips de Salud Femenina

Tips de Salud Femenina

  • La actividad física es una de las estrategias de prevención primaria de enfermedades como la hipertensión arterial, Las enfermedades cardiovasculares en general , problemas respiratorios y la osteoporisis.
  • La actividad física disminuye los riesgos de mortalidad en las mujeres cuando se realiza bajo un régimen moderado, y es recomendable para cualquier edad.
  • A las mujeres en especial les ayuda a que sus huesos y músculos sean fuertes. La actividad física también es buena para el cerebro estudios recientes han demostrado que mujeres que se ejercitan tiene la capacidad de resolver mejor los problemas.
  • Es necesario que el médico valore el estado de salud para recomendar la cantidad y el tipo de actividad física.
  • Es recomendable iniciar con una caminata de 15 minutos al día, y aumentar gradualmente hasta llegar a 30 minutos, se puede combinar con trotar y correr de manera gradual hasta llegar a 30 minutos diarios.
  • En caso de estar embarazada no es recomendable iniciar una rutina de ejercicios sin consultar a su médico, ya que existe muchos riesgos al realizar una rutina no adecuada a su historial médico y el grado de actividad que realizaba antes de estar embarazada.

 

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico para averiguar si esta información se aplica en su caso y para obtener más información sobre este tema.

Publicado el Dejar un comentario

Ejercicios para tratamiento y prevención Hernias Discales

Ejercicios Hernias Discales

Aunque parezca ilógico, el ejercicio generalmente es mejor para el alivio del dolor ciático que guardar cama. Se puede permitir a los pacientes descansar por uno o dos días después de un recrudecimiento del dolor ciático, pero luego de ese tiempo la inactividad generalmente empeora el dolor. Los músculos y estructuras de la columna vertebral, si siguen sin ejercitarse y sin moverse, pierden forma y se ve afectada su capacidad de apoyar la espalda. Esta pérdida de forma y debilitación pueden llevar a una lesión o a una distensión muscular de la espalda, provocando dolores adicionales. El ejercicio activo también es importante para la salud de los discos vertebrales. Los movimientos facilitan el intercambio de nutrientes y líquidos dentro de los discos, manteniéndolos saludables y evitando la presión en el nervio ciático.

Entre las características comunes de todo programa de ejercicios para la ciática se encuentran:

  • Fortalecimiento de los músculos del tronco. Muchos de los ejercicios para la ciática buscan fortalecer los músculos del abdomen y de la espalda, para apoyar mejor la espalda. Los ejercicios de estiramiento para la ciática están dirigidos a los músculos que pueden doler cuando se ponen tiesos e inflexibles. Cuando los pacientes participan en un programa de ejercicios regulares de fortalecimiento y de estiramientos leves, pueden recuperarse más rápido de un recrudecimiento de la ciática y son menos propensos a sufrir futuros ataques de dolor.
  • Diagnóstico específico. La mayoría de los programas de ejercicios serán adaptados a la causa de fondo del dolor ciático del paciente, por ejemplo una hernia discal lumbar o una estenosis vertebral. Hacer los ejercicios que no debe puede empeorar el dolor ciático, así que es importante obtener un correcto diagnóstico antes de iniciar un programa de ejercicios para la ciática.
  • Estiramiento de los músculos isquiotibiales. Sea cual sea el diagnóstico, en la mayoría de los casos de la ciática es bueno hacer, de manera rutinaria, ejercicios de estiramiento de los músculos isquiotibiales. Los músculos isquiotibiales son músculos de la cara posterior del muslo. Cuando son demasiado tensos, los músculos isquiotibiales aumentan la tensión en la parte inferior de la espalda y muchas veces empeoran, o hasta causan, algunas de las afecciones que llevan a la ciática.
  • Ejercitarse correctamente. Como corolario de uno de los puntos anteriores, aun al hacer los ejercicios indicados, si no los realiza de la forma correcta puede hacer que los ejercicios sean poco eficaces, y es posible que hasta continúen o aumenten el dolor. Generalmente es aconsejable aprenderse los ejercicios bajo la dirección de un profesional médico debidamente capacitado, tales como un fisioterapeuta, un quiropráctico o un médico especialista en medicina física y rehabilitación.
  • Ejercicios aeróbicos. Además de ejercicios para la ciática específicos, también se puede recomendar el acondicionamiento aeróbico para mejorar el estado físico general. Caminar es una excelente forma de ejercicio para la parte inferior de la espalda porque es de relativamente bajo impacto, pero proporciona todos los beneficios del ejercicio aeróbico. De ser posible, lo mejor sería ir progresando hasta lograr caminar 3 millas cada día a un ritmo enérgico.

Ejercicios para ciática

1   Se extiende lentamente la parte inferior de la espalda al recostarse boca abajo (en decúbito prono) y empujar con los codos para levantar la parte superior del cuerpo, manteniendo las caderas en el suelo. Este ejercicio debe ser iniciado lenta y cuidadosamente, ya que algunos pacientes no toleran esta postura al principio. Mantenga la postura de la cobra por 5 segundos inicialmente y, poco a poco, intente llegar a mantenerla por 30 segundos por cada repetición. Trate de hacer 10 repeticiones.

2   Desde una posición de decúbito prono (boca abajo) empuje con las manos para levantarse, manteniendo la pelvis en contacto con el suelo. Mantenga relajadas la parte inferior de la espalda y las nalgas, para hacer un estiramiento leve. Generalmente se mantiene esta posición por 1 segundo y se repite 10 veces.

3   Si el paciente no puede recostarse, puede hacer un ejercicio similar poniéndose de pie e inclinándose hacia atrás lentamente con las manos en las caderas. No obstante, generalmente se prefiere la posición de decúbito prono descrita en el ejercicio anterior. Estos ejercicios de extensión se realizan con regularidad, más o menos cada dos horas.
*Aun más importante, el especialista en salud vertebral puede recomendar que el paciente con esta afección evite adoptar una posición de inclinación hacia adelante. Esto tiende a contrarrestar los efectos de los ejercicios de extensión. El especialista puede pedir que el paciente corrija inmediatamente cualquier posición de inclinación hacia adelante mediante la realización de un ejercicio de extensión. (Ve la imagen al principio de texto)

Ejercicios Avanzados para ciática: Abdomen y Espalda

4   Extensión de la parte superior de la espalda: En posición de decúbito prono, con las manos juntadas detrás de la parte inferior de la espalda, levante la cabeza y el pecho levemente, mirando al mismo tiempo el suelo (levántese solo un poco). Empiece por mantener esta posición por 5 segundos y, poco a poco, intente lograr mantenerla por 20 segundos. Trate de hacer de 8 a 10 repeticiones.

5   En posición de decúbito prono, con la cabeza y el pecho bajados al suelo, levante leve y lentamente un brazo y la pierna opuesta, tensando la rodilla, de 2 a 3 pulgadas del suelo. Empiece por mantener esta posición por 5 segundos, completando de 8 a 10 repeticiones. Al ponerse más fuerte, intente lograr mantener esta posición por 20 segundos.

6   Abdominales. Para los músculos abdominales superiores, el paciente debe recostarse boca arriba con las rodillas dobladas, los brazos cruzados sobre el pecho y la pelvis inclinada para mantener la espalda recta. Ahora realice un abdominal, levantando la cabeza y los hombros del suelo. Mantenga esta posición por 2 a 4 segundos y luego bájese lentamente a la posición inicial. Al ponerse más fuerte, intente completar 2 series de 10 abdominales.
No intente levantar demasiado la cabeza, por ejemplo tratando de levantar la cabeza y el pecho hacia el techo. Para los pacientes con dolor de cuello, ponga las manos detrás de la cabeza para apoyar el cuello.

7  Para los músculos abdominales inferiores, ténselos y levante lentamente la pierna recta, de 8 a 12 pulgadas del suelo, manteniendo completamente en el suelo la parte inferior de la espalda. Mantenga la pierna elevada por 8 a 10 segundos y luego bájela lentamente a la posición inicial. Al ponerse más fuerte, intente completar 2 series de 10 repeticiones.

Los ejercicios acuáticos también son excelentes para fortalecer los músculos abdominales inferiores, y hasta puede ser de ayuda caminar en agua hasta la cintura.

Ejercicios Avanzados para Ciática por Estenosis Vertebral: Estiramientos

8  Flexión de la espalda: Recuéstese boca arriba y jale las rodillas suavemente hacia el pecho, hasta sentir un estiramiento cómodo. Luego de 30 segundos, vuelva lentamente a la posición inicial. Intente completar de 4 a 6 repeticiones de esta flexión.

Arrodíllese con las manos en el suelo. Luego siéntese en los talones con el pecho hacia abajo y los brazos extendidos. Luego de 30 segundos, vuelva lentamente a la posición inicial. Intente completar de 4 a 6 repeticiones de este estiramiento. No se rebote sobre los talones.

10  Recuéstese boca arriba y empuje la espalda hacia el suelo tensando los músculos abdominales inferiores y haciendo retroceder y subir el ombligo, manteniendo esta posición por 10 segundos. Intente completar de 8 a 10 repeticiones de este ejercicio.

Ejercicios para Ciática Músculo Piriforme: Estiramientos

11  Sientese con las piernas rectas. Levante la pierna afectada y ponga ese pie en el suelo al otro lado de la rodilla opuesta. Jale la rodilla de la pierna doblada directamente por encima de la línea media del cuerpo, utilizando la mano opuesta o, de ser necesaria, una toalla (Figura 18), hasta sentir el estiramiento. No forcejee la rodilla más allá del estiramiento ni tampoco hacia el suelo. Mantenga el estiramiento por 30 segundos y luego vuelva lentamente a la posición inicial. Intente completar 1 serie de 3 estiramientos.

12  Arrodíllese con las manos en el suelo. Ponga el pie afectado al otro lado de y debajo del cuerpo, para que la rodilla afectada quede fuera del tronco. Extienda la pierna no afectada directamente hacia atrás y mantenga la pelvis recta. Manteniendo la pierna afectada donde está, mueva las caderas hacia atrás, hacia el suelo, e inclínese hacia adelante sobre los antebrazos hasta sentir un estiramiento profundo. No forcejee el cuerpo hacia el suelo. Mantenga el estiramiento por 30 segundos y luego vuelva lentamente a la posición inicial. Intente completar 1 serie de 3 estiramientos.

Ejercicios para Ciática: Discatrosis

13  Puente. Recuéstese boca arriba con las rodillas dobladas y luego levante las nalgas lentamente del suelo. Mantenga la posición del puente de 8 a 10 segundos y luego vuelva lentamente a la posición inicial. Al ponerse más fuerte, intente completar 2 series de 10 puentes.

14  Para un ejercicio un poco más avanzado, levante una pierna con la rodilla levemente flexionada, sin arquear la espalda o el cuello, levantando también el brazo opuesto. Mantenga esta posición de 4 a 6 segundos y luego vuelva lentamente a la posición inicial. Al ponerse más fuerte, intente completar 2 series de 10 repeticiones.

Productos Relacionados

 

Copyright © American Academy of Family Physicians

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico para averiguar si esta información se aplica en su caso y para obtener más información sobre este tema.

Publicado el Dejar un comentario

Hernia Discal Ciática

Hernia Discal

La columna vertebral está formada por 26 huesos llamados vértebras. Entre éstas, hay discos blandos rellenos de una sustancia gelatinosa. Estos discos amortiguan (actúan como un cojín) a las vértebras y las mantienen en su lugar. A medida que envejecemos, estos discos pueden perder su capacidad de amortiguación. Esto puede causar dolor si se hace presión sobre la espalda.

A medida que un disco se degenera y deteriora, el núcleo interno puede filtrarse hacia la parte externa del disco, y esta afección se conoce como hernia de disco o disco herniado.

El punto débil en el núcleo externo del disco intervertebral está directamente debajo de la raíz nerviosa raquídea, por lo que una hernia en esta zona ejerce presión directa sobre el nervio.

El nervio recorre la pierna, y cualquier tipo de nervio pinzado en la columna lumbar puede hacer que el dolor se irradie a lo largo del trayecto del nervio a hacia los glúteos y la pierna. A este tipo de dolor también se lo llama ciática o radiculopatía.

Causas

Bbis1

Los huesos (vértebras) de la columna protegen los nervios que salen del cerebro y bajan por la espalda para formar la médula espinal. Las raíces nerviosas son nervios largos que se desprenden de la médula espinal y salen de la columna por entre cada vértebra.

Las vértebras de la columna están separadas por discos. Estos discos amortiguan la columna vertebral y dejan espacio entre las vértebras. Los discos permiten el movimiento entre las vértebras, lo cual permite a uno agacharse y estirarse.

El disco se puede salir de su lugar (herniarse) o romperse a causa de una lesión o distensión. Cuando esto sucede, puede haber presión sobre los nervios raquídeos. Esto puede llevar a que se presente dolor, entumecimiento o debilidad.

Las hernias discales ocurren con mayor frecuencia en los hombres de mediana edad y de edad avanzada, generalmente después de una actividad extenuante. Otros factores de riesgo pueden incluir:

  • Levantar objetos pesados
  • Tener sobrepeso
  • Doblar o torcer repetitivamente la espalda baja
  • Sentarse o quedarse parado en la misma posición por muchas horas
  • Tener un estilo de vida sedentario
  • Tabaquismo

Síntomas

El dolor ocurre con mayor frecuencia en un lado del cuerpo. Los síntomas varían dependiendo del sitio de la lesión y pueden incluir lo siguiente:

Con una hernia de disco en la región lumbar, usted puede tener dolor punzante en una parte de la pierna, la cadera o los glúteos, y entumecimiento en otras partes. Usted también puede experimentar dolor o entumecimiento en la parte posterior de la pantorrilla o la planta del pie. La misma pierna también puede sentirse débil.

Con una hernia de disco en su cuello, usted puede tener dolor al mover el cuello, dolor profundo cerca o por encima del omóplato o dolor que se irradia al brazo, al antebrazo y a los dedos de la mano. También se puede presentar entumecimiento a lo largo del hombro, el codo, el antebrazo y los dedos de la mano.

Nervio ciático

Con frecuencia, el dolor empieza lentamente. Puede empeorar:

  • Después de estar de pie o estar sentado
  • Por la noche
  • Al estornudar, toser o reírse
  • Al doblarse hacia atrás o caminar más de unas cuantas yardas

Usted también puede tener debilidad en ciertos músculos. Algunas veces, puede no notarlo hasta que el proveedor de atención médica lo examina. En otros casos, notará que tiene dificultad para levantar su pierna o brazo, pararse en los dedos del pie en un lado, apretar fuertemente con una de sus manos u otros problemas. Puede perder el control de su vejiga.

Pruebas y exámenes

Un examen físico cuidadoso y la historia clínica casi siempre es el primer paso. Según dónde tenga los síntomas, so proveedor le examina el cuello, el hombro, los brazos y las manos o la región lumbar, las caderas, las piernas y los pies.

  • En busca de entumecimiento o pérdida de la sensibilidad
  • Reflejos musculares, que pueden estar más lentos o ausentes
  • Fuerza muscular, que puede ser más débil
  • Postura o la forma de la curvatura de la columna

El dolor en la pierna que se presenta cuando usted se sienta en la mesa de exploración y levanta la pierna extendida generalmente sugiere la presencia de una hernia discal en la región lumbar.

En otro examen, usted doblará la cabeza hacia adelante y hacia los lados, mientras el proveedor aplicará presión ligera hacia abajo sobre la parte superior de la cabeza. Por lo general, el aumento del dolor o del entumecimiento durante este examen es un signo de presión sobre un nervio en el cuello.

Exámenes Diagnósticos

Existen diversos exámenes para analizar las hernias discales entre los que se encuentran:

  • Electromiografía (EMG) para determinar la raíz nerviosa exacta que está comprometida.
  • Mielografía para determinar el tamaño y la localización de la hernia discal.
  • También se puede practicar una prueba de velocidad de la conducción nerviosa.
  • Resonancia magnética o una tomografía computarizada de la columna vertebral mostrarán si la hernia discal está ejerciendo presión sobre el canal medular.
  • Radiografía de la columna vertebral para descartar otras causas de dolor cervical o de espalda. Sin embargo, no es posible diagnosticar una hernia de disco únicamente por medio de una radiografía de la columna.

Tratamiento

El primer tratamiento para una hernia discal es un período corto de reposo con analgésicos. Esto seguido de fisioterapia. La mayoría de las personas que sigan estos tratamientos se recuperarán y volverán a sus actividades normales. Algunas necesitarán recibir tratamiento adicional, que puede incluir inyecciones de esteroides o cirugía.

Estilo de Vida

Reduzca la actividad durante los primeros días y reinicie poco a poco sus actividades habituales.

Evite levantar objetos pesados o torcer la espalda durante las primeras 6 semanas después de que comience el dolor.

Después de 2 a 3 semanas, poco a poco empiece a hacer ejercicio nuevamente.

El ejercicio y la alimentación son muy importantes para mejorar el dolor de espalda, es importante controlar su peso esto ayudara de manera considerable los síntomas.

La fisioterapia es importante para casi todas las personas con enfermedad discal. En ella podrá aprender a levantar objetos adecuadamente, caminar, vestirse y desempeñar otras actividades sin afectar su espalda. Realizar una serie de ejercicios para fortalecer los músculos que ayudan a sostener la columna. Incrementar la flexibilidad de la columna y de las piernas.

Medicamentos

Es importante consultar a su médico para ayudar a controlar el dolor. Algunos de los medicamentos que se pueden llegar a recetar son:

  • Antiinflamatorios no esteroides (AINE) para el control del dolor a largo plazo
  • Narcóticos si el dolor es intenso y no responde a los AINE
  • Medicamentos para calmar los nervios
  • Relajantes musculares para aliviar los espasmos de la espalda
  • Se puede realizar inyecciones de medicamentos esteroides en la zona de la espalda donde se localiza la hernia discal pueden ayudar a controlar el dolor durante algunos meses. Estas inyecciones reducen la inflamación alrededor del disco y alivian muchos síntomas. No solucionan el problema que causa el dolor y este puede regresar después de unas semanas o meses. Las inyecciones en la columna son procedimientos ambulatorios.

Cirugía

La cirugía puede ser una opción si los síntomas no desaparecen con otros tratamientos y el tiempo.

La Microdiscectomía tiene como objetivo aliviar la presión sobre la raíz nerviosa y proporcionar un mejor entorno de curación al nervio. Por lo general, solo la porción pequeña del disco, que empuja contra la raíz del nervio, debe ser eliminada, y la mayor parte del disco intervertebral permanece intacta.

Mediante el uso de técnicas de microcirugía y una pequeña incisión, una microdiscectomía puede por lo general realizarse de forma ambulatoria o con una noche de internación en el hospital. La mayoría de los pacientes pueden volver a trabajar a pleno en una a tres semanas.

Desafortunadamente, aproximadamente el 10% de los pacientes presentará otra hernia de disco en el mismo lugar. Es más probable que esta recurrencia se presente temprano en el período posoperatorio (dentro de los tres primeros meses), aunque puede suceder años más tarde. Por lo general, la recurrencia puede tratarse con otra microdiscectomía.

Si esto ocurriera varias veces, es posible que deba considerarse una Cirugía de Artrodesis Lumbar para detener el movimiento a nivel del disco y retirar todo el material discal.

Puede llegar a presentar complicaciones en raras ocasiones, como dolor de espalda o de pierna prolongada o pérdida del funcionamiento de la vejiga y de los intestinos

Prevención

Para ayudarlo a prevenir lesiones en la espalda:

  • Utilice técnicas de levantamiento de peso adecuadas.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Haga ejercicios para mantener fuertes los músculos de su abdomen (centro) y espalda.
  • Su médico le puede recomendar el uso de un cinturón de espalda para ayudar a brindar soporte a la columna vertebral. Un cinturón puede ayudar a prevenir lesiones en personas que levantan objetos pesados en su trabajo. Sin embargo, el uso excesivo de estos dispositivos puede debilitar los músculos que le brindan soporte a la columna y empeorar el problema.

Nombres alternativos

Radiculopatía lumbar; Radiculopatía cervical; Hernia de disco invertebral; Prolapso de disco intervertebral; Protrusión discal; Ruptura discal; Hernia de nucleo pulposo; Lumbago – hernia discal; Dolor de la espalda baja – hernia discal; Ciátic – hernia discal; Hernia discal

Productos Relacionados

Copyright © American Academy of Family Physicians

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico para averiguar si esta información se aplica en su caso y para obtener más información sobre este tema.

 

Publicado el Dejar un comentario

Osteoartritis de Cadera

Osteoartritis de Cadera

Artritis es la inflamación en alguna articulación. Causa dolor y desgaste en las articulaciones, de las rodillas o las caderas. Existen muchos tipos de artritis pero la osteoartritis es la más común, sobre todo en personas de edad avanzada. Provocando a su vez dolor hinchazón y deformidad.

Los cartílagos son tejidos conjuntivos que protegen las uniones de los huesos, amortiguan los golpes al caminar, previenen el desgaste por rozamiento y permiten los movimientos de la articulación. Este tejido tiene la facultad de deformarse por lo que lo hace ideal para su función. Aunque el cartílago se puede someter a reparaciones cuando está dañado, el cuerpo no puede crear nuevo una vez que se lesiona.

Existen dos tipos principalmente de osteoartritis:

  • Primera: osteoartritis que afecta a los dedos, pulgares, columna vertebral, caderas y rodillas
  • Segundo: osteoartritis que ocurre después de una lesión o inflamación en una articulación, o como resultado de otra condición que afecte los cartílagos, como la hemocromatosis.

¿Qué es la osteoartritis de cadera?

La osteoartritis es la enfermedad degenerativa más común de la cadera.

La articulación de la cadera está formada por una esfera convexa (la cabeza del fémur) y una concavidad redondeada en la pelvis (acetábulo). Está se mueve sin dificultad, gracias a un tejido blando y resbaladizo llamado cartílago articular.

La osteoartritis cuando la inflamación y el desgaste de una articulación provocan la ruptura del tejido de los cartílagos.

La osteoartritis se presenta con el paso del tiempo. Al desgastarse, el cartílago se deteriora y se pone áspero. El movimiento de los huesos en esta superficie expuesta es doloroso.

Cuando el cartílago se desgasta por completo, los huesos se frotan uno contra otro. Y, para compensar la pérdida de cartílago, los huesos dañados pueden comenzar a crecer y formar dolorosos espolones

Síntomas

Se recomienda que hable con su médico, si tiene cualquiera de los siguientes síntomas de osteoartritis de cadera:

  • Rigidez de las articulaciones que se produce al estar recostado en la cama.
  • Rigidez articular al sentarse durante mucho tiempo.
  • Cualquier dolor, hinchazón o sensibilidad en la articulación de la cadera.
  • Un sonido o sensación (“crujido”) de fricción de hueso contra hueso.
  • Incapacidad para mover la cadera para realizar actividades rutinarias como ponerse los calcetines.

Diagnóstico

No existe una prueba única para diagnosticar la osteoartritis, pero a menudo se diagnostica por una radiografía. El cartílago sano se observa como un espacio que evita el contacto de la cabeza del fémur con la concavidad redondeada en la cadera. Las radiografías muestran si el daño al cartílago ha reducido este espacio. También muestran si tiene espolones.

Además su médico debe hacer su historia clínica y realizará un examen físico para verificar el funcionamiento de su cadera y descubrir si existe una pérdida de movimiento.

Tratamiento

Su médico desarrollará un plan de tratamiento personalizado para aliviar el dolor y reducir la rigidez de las articulaciones.

  • Ejercicio: Si regularmente hace ejercicios de alto impacto (como correr o practicar deportes competitivos), puede disminuir la tensión de su cadera sustituyéndolos por ejercicios de bajo impacto. Caminar, andar en bicicleta y nadar son buenas opciones de actividades de bajo impacto.
  • Pérdida de peso: Si tiene sobrepeso, perder tan sólo algunas libras puede marcar una gran diferencia en el nivel de tensión que soporta la articulación de su cadera.
  • Fisioterapia: Algunos ejercicios específicos pueden mejorar la amplitud de movimientos de su cadera y fortalecer los músculos de su pierna que dan soporte a la articulación. Los dispositivos de ayuda, como un bastón o insertos para calzado, también ayudan a disminuir la tensión de la articulación. Además, su terapeuta puede enseñarle a utilizar tratamientos con hielo y calor para controlar el dolor.
  • Medicamentos: Si su dolor afecta su rutina diaria, o no se alivia con los métodos iniciales, el médico puede incorporar algún medicamento a su plan de tratamiento.
  • Acetaminofén: Aunque no reduce la hinchazón, el acetaminofén puede aliviar un dolor leve con pocos efectos secundarios.
  • Medicamentos antiinflamatorios no-esteroideos: Fármacos como la Aspirina y el Ibuprofeno reducen el dolor y la hinchazón.
  • Suplementos alimenticios: Algunos suplementos de venta sin receta, como la glucosamina y el sulfato de condroitina, pueden aliviar el dolor en algunas personas. Hable con su médico antes de usar suplementos.
  • Cirugía: Su médico puede considerar realizar una cirugía si su dolor empeora y provoca incapacidad. La cirugía de remplazo total de cadera, consiste en cambiar la concavidad del fémur que se vio desgastada del cartílago por una bola metálica. A su vez el receptáculo o concavidad en la que se inserta el fémur se recubre de una pieza de metal y una cubierta liner que facilita el movimiento de forma suave. Ver video
  • Artroscopia: Este procedimiento puede emplearse para eliminar espolones o pequeños trozos de cartílago desprendido, o para alisar la superficie del cartílago desgastado.
  • Osteotomía: Se realiza un corte en la cabeza del fémur o en la cavidad de la cadera para realinearla y quitar la presión en la articulación de la cadera.

Recomendaciones

  • Hable con su médico: Si los síntomas empeoran o tiene dificultades para sobrellevar la enfermedad, su médico puede revisar su plan de tratamiento.
  • Fisioterapia: Un fisioterapeuta le enseñará ejercicios para aumentar su fuerza y flexibilidad. También puede ayudarle a buscar nuevas formas de hacer sus actividades diarias. Cambios simples, como usar un alcanzador de objetos para recoger cosas que están a baja altura, pueden significar una gran diferencia en el alivio del dolor de la articulación. Su fisioterapeuta puede recomendarle el uso de dispositivos de ayuda en el baño, como un banco para la ducha, un asiento de inodoro elevado y pasamanos.
  • Descansar: La osteoartritis puede hacer que se canse más rápido y los síntomas pueden empeorar si siente fatiga. Trate de dormir durante toda la noche y tome algunas siestas cortas durante el día si lo necesita.
  • Medicina alternativa: Algunas terapias alternativas parecen aliviar el dolor de la artrosis. Hable con su médico antes de comenzar una, ya que podría interferir con su plan de tratamiento.

Artículos recomendados

Plantillas Especializadas

Bastones

Compresas

 

Copyright © American Academy of Family Physicians

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico para averiguar si esta información se aplica en su caso y para obtener más información sobre este tema.

Publicado el Dejar un comentario

Bursitis de Cadera

Lesiones y enfermedades de la cadera

Introducción

La articulación de la cadera o coxofemoral relaciona el hueso coxal (pelvis) con el fémur (muslo), uniendo por lo tanto el tronco con la extremidad inferior. Las caderas son articulaciones en rótula se clasifica como enartrosis de tipo diartrosis, que se caracterizan porque las dos superficies articulares que intervienen son esféricas o casi esféricas, una cóncava y otra convexa, permitiendo una gran movilidad.

Cuando están sanas, hace falta mucha fuerza para lastimarlas. Sin embargo, algunas veces los deportes, correr, el uso excesivo o las caídas pueden conducir a lesiones en las caderas. Estas lesiones incluyen:

  • Distensiones
  • Bursitis
  • Dislocaciones
  • Fracturas

Algunas enfermedades también pueden conducir a lesiones o problemas con las caderas. La osteoartritis puede causar dolor y limitar los movimientos. La osteoporosis en la cadera causa que se debiliten los huesos y se rompan fácilmente. Ambos cuadros son comunes en personas de edad avanzada.

El tratamiento de los problemas de las caderas puede incluir reposo, medicinas, fisioterapia o cirugía, incluyendo reemplazo de cadera.

Bursitis de Cadera

Las bolsas sinoviales son sacos gelatinosos que se encuentran en todo el cuerpo, incluyendo alrededor del hombro, el codo, la cadera, la rodilla y el talón. Estos sacos contienen una pequeña cantidad de líquido, y están ubicados entre los huesos y los tejidos blandos, actuando como almohadillas o amortiguadores para ayudar a reducir la fricción.

Bursitis es la inflamación de la bolsa sinovial. Hay dos bolsas mayores en la cadera que típicamente sufren irritación e inflamación. Una bolsa cubre la protuberancia ósea del hueso de la cadera, llamada trocánter mayor. La inflamación de esta bolsa se llama bursitis trocantérea.

Otra bolsa, la bolsa del psoas-ilíaco, está ubicada en la parte interna (lado de la ingle) de la cadera. Cuando esta bolsa se inflama, la condición también es llamada bursitis de cadera, pero el dolor está ubicado en el área de la ingle. Esta condición no es tan común como la bursitis trocantérea, pero se trata de manera similar.

Síntomas

Dolor en el punto de la cadera y generalmente se extiende al exterior del área del muslo. En las primeras etapas, el dolor generalmente se describe como punzante e intenso. Más adelante, el dolor puede transformarse más en una neuralgia y se difunde en un área más grande de la cadera. Es posible que lo note más al levantarse de una silla o de la cama, al estar sentado durante mucho tiempo y al dormir sobre el lado afectado.

Por lo general, la bursitis aguda surge en el término de horas o días. La bursitis crónica puede durar desde algunos días hasta varias semanas, y puede desaparecer y reaparecer de nuevo. La bursitis aguda puede volverse crónica si reaparece o si se produce una lesión de cadera.

Con el tiempo, es posible que la bolsa se vuelva gruesa, lo que puede empeorar la hinchazón. Esto puede provocar movimiento limitado y hacer que los músculos se debiliten (que se llama atrofia) en el área.

Causas y Factores de Riesgo

Varios factores pueden provocar bursitis de la cadera, incluidos los siguientes:

  • Uso excesivo reiterado o estrés de la cadera.
  • Artritis reumatoide.
  • Lesión de la cadera.
  • Infección con bacterias, como Staphylococcus aureus (o una infección por estafilococo).
  • Problemas de columna vertebral, como la escoliosis.
  • Longitud irregular de las piernas.
  • Espolones óseos (crecimientos óseos arriba del hueso normal) en la cadera.

Diagnóstico y pruebas

Su médico lo examinará y le preguntará sobre sus síntomas. A veces, es posible que se necesiten determinadas pruebas para descartar otras afecciones que pueden provocar síntomas similares. Estas pruebas podrían incluir radiografías y resonancias magnéticas (MRI, por sus siglas en inglés).

Tratamiento

Por lo general, el tratamiento para la bursitis implica tener la articulación en reposo en la mayor medida posible. Pueden usarse fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno (marcas: Advil, Motrin) o el naproxeno (marca: Aleve) para aliviar el dolor y la hinchazón. También podría convenirle usar una compresa de hielo en el área para reducir la hinchazón. Durante este tiempo, asegúrese de evitar las actividades que puedan hacer que los síntomas empeoren.

Es posible que su médico le recomiende ejercitar el área una vez que su dolor disminuya. Esto ayuda a prevenir la atrofia muscular. Pregunte a su médico sobre los ejercicios para ayudarlo a fortalecer el área. Si la bursitis afecta su capacidad de funcionar con normalidad, es posible que necesite fisioterapia para ayudarlo a moverse de nuevo. Esto es especialmente cierto para las personas que tienen bursitis crónica.

Si estos tratamientos no ayudan, es posible se deba extraer líquido de la bolsa o que deba recibir inyecciones de corticosteroides para reducir el dolor y la hinchazón. Por lo general, las inyecciones de corticosteroides son muy eficaces para tratar la bursitis. Es posible que necesite otra inyección después de algunos meses.

Rara vez se necesita cirugía para tratar la bursitis. Solo se usa cuando todos los otros tratamientos fallan. Para las personas que necesitan cirugía, esta es un procedimiento simple. El médico extrae la bolsa de la cadera. La cadera puede funcionar con normalidad sin la bolsa. Por lo general, la cirugía no requiere una larga estadía en el hospital y el período de recuperación es breve.

Prevención

Puede prevenir la bursitis evitando hacer demasiado esfuerzo con las caderas. Evite las actividades que son particularmente difíciles o dolorosas, y tome descansos para que las caderas entren en reposo. Cuando haga ejercicio, recuerde precalentar los músculos y luego hacer un estiramiento para prevenir lesiones. Si tiene sobrepeso, bajar de peso puede ayudar a reducir la presión en las articulaciones, incluidas las caderas.

Fortalecer las caderas con una rutina de actividad física aprobada puede reducir mucho sus probabilidades de desarrollar bursitis. Pregunte a su médico qué tipos de ejercicios son mejores para usted.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Qué pudo haber provocado mis síntomas?
  • ¿Cuál es la mejor opción de tratamiento para mí?
  • ¿Cuánto tiempo pasará hasta que pueda esperar que se alivien mis síntomas?
  • ¿Es posible que mis síntomas regresen?
  • ¿Es seguro para mí hacer ejercicio? ¿Qué tipo de ejercicio debo hacer?