La escoliosis de mi hija, una curva en mi vida (una historia real)

Dr. José Miguel Gómez T.
Médico Ortesista Northeast Metro Technical Institute,
Gillette Children´s Hospital and Minnesota University
Profesor del Programa de órtesis de columna, Saint Petesburg Collage, Florida
Director Científico Laboratorio de órtesis y prótesis Gilete, Bogotá,
Gómez Orthotic Systems GOS, USA
Un paciente diagnosticado con escoliosis congénita, idiopática infantil, juvenil o del adulto, se considera muchas veces como una catástrofe médica por todo lo que implica. Afecta los aspectos físicos, psíquicos y cosméticos del paciente, por la deformidad que generalmente es progresiva e incapacitante. Esto viene además acompañado de altos niveles de dolor cuando alcanza la edad adulta. El protocolo de diagnóstico tratamiento está bien estudiado y reglamentado por la Scoliosis Research Society, estableciendo que para las escoliosis avanzadas de más de 45 a 50 grados de ángulo radiológico de Cobb se debe realizar un manejo quirúrgico. Por debajo de este ángulo se plantea un tratamiento conservador ortésico con un seguimiento estricto, acompañado de un programa de rehabilitación global con planes de ejercicio específico para cada paciente. Lastimosamente no suele ser el estándar del manejo de estos casos, especialmente en nuestros países, donde no se realiza una detección escolar temprana que permita una prevención oportuna.
Al tratarse de una patología de etiología desconocida, la búsqueda del por qué de la enfermedad desgasta y desvía el tratamiento adecuado. Es común que se pierda un tiempo crucial para el inicio del manejo conservador, lo que puede resultar en una progresión de la enfermedad que requiera una fusión quirúrgica.
Angelita es nuestra hija de 31 años. Cuando tenía 11 meses desarrolló una escoliosis infantil rápidamente progresiva. A pesar de haber hecho el diagnóstico en forma temprana, cuando tenía su curva torácica derecha un ángulo de Cobb de 12 grados, entramos al penoso calvario del manejo expectante con los médicos tratantes de esa época. Veíamos con preocupación cómo la deformidad aumentaba en los controles radiológicos y que el tratamiento se limitaba a medidas tan simples como el uso de doble plantilla en la suela. NO tuvimos un programa de terapia física para fortalecimiento y balance muscular, y veíamos una indiferencia total en la toma de acciones inmediatas de tratamiento.
La escoliosis afecta los aspectos físicos, psíquicos y cosméticos del paciente, por la deformidad que generalmente es progresiva e incapacitante.
A la edad de 2 años y 5 meses la escoliosis ya había progresado a 53 grados y se había convertido en un caso quirúrgico según la evaluación de varios especialistas en columna de nuestro país. Los Doctores José María Rodríguez y Germán Ochoa Amaya, dos de los más destacados cirujanos de columna de la historia de la Ortopedia naciona en Colombial, nos aconsejaron viajar a Estados Unidos para buscar la mejor opción terapéutica de manos de los Doctores Robert Winter y Steven Koop del Minnesota Spine Center. Allí confirmaron el diagnóstico de una escoliosis idiopática infantil e iniciaron inmediatamente el tratamiento con un Corset de Milwaukee 23 horas al día y controles presenciales cada seis meses. Desde el comienzo, vimos cómo Angelita se adaptó adecuadamente y la deformidad empezó a ceder progresivamente. Después de un tiempo pudimos pasar a diseños de corsets menos limitantes como el TLSO (Toraco lumbo sacro ortesis), acompañado de un programa intensivo de Medicina física y natación dirigida. Logramos resultados muy exitosos con órtesis: alineación global segmentaria, balance, estabilidad y disminución de la curva torácica en 45 por ciento.

Motivado completamente por acompañar a mi hija en su proceso de rehabilitación y consciente de la ausencia de profesionales expertos técnicos en el área de órtesis en nuestro país, decidí cambiar mi vida entrenarme seriamente en este campo.

Inicié en el año 1987 el programa de órtesis en el Northeast Metro Technical Institute y en el Gillette Children´s Hospital en Minnesota, donde pude profundizar en el conocimiento de las deformidades de columna y conocer el desarrollo de los mejores tratamientos no quirúrgicos de esta condición médica, basados en un enfoque que analiza el grado de flexibilidad de las curvas y no solamente de la progresión radiológica del ángulo de Cobb. El desarrollo de órtesis y corsets con este principio es fundamental en el manejo de los pacientes con escoliosis.
Aprendimos que el primer signo clínico a observar es el equilibrio del paciente: entender dónde está la cabeza en relación con su pélvis y su polígono de sustentación. Hay que analizar si se desalinea a un lado o al otro en los planos coronal y sagital, cuantificándolo en centímetros. Hay que ver si la rotación va en el sentido de las manecillas del reloj o en contra, midiéndola en grados y dividiéndola en segmentos. Hay que analizar si hay alguna oblicuidad de la pelvis o se presenta una discrepancia en la longitud de las piernas cuando el paciente adopta una postura típica de pie. Se debe registrar si hay una escápula o costilla pronunciada, o una asimetría de hombros. Una evaluación clínica midiendo las desviaciones en tiempo real es más confiable que la información que brindan las radiogravías.
Poner todo este análisis diagnóstico y de tratamiento en un protocolo, resultó en el desarrollo de lo que denominamos el
Gomez Orthotic Spine System GOSS.
Es un sistema diseñado para el tratamiento conservador de las deformidades de la columna vertebral, basado en el manejo del equilibrio, balance y estabilidad. Se analiza tridimensionalmente la deformidad y al paciente como una unidad total con un profundo análisis segmentario. El Protocolo GOSS fue premiado en el año 2012 por la Academia Americana de Ortesis y Prótesis como Clinical Creativity Award.
La creación del Instituto Gillette nos permitió desarrollar los productos basados en estos principios y protocolos en Colombia. Siempre hemos querido estar a la vanguardia de la tecnología, y hemos logrado el respaldo técnico y científico de compañías pioneras en el mundo en soluciones para la discapacidad física. No solamente tenemos acuerdos de representación y distribución, sino que mantenemos una misión académica con el fin de ampliar el conocimiento sobre órtesis y prótesis en nuestro país.
Hemos podido desarrollar los sistemas de prótesis convencionales, modulares, activas, pasivas, biónicas, mioelécticas o controladas con micropocesador.
Contamos con órtesis de columna, de miembro inferior; trabajamos los sistemas GOSS y CAD CAM, órtesis dinámicas para pacientes hipotónicos y varios dispositivos innovadores para el sistema neuromuscular externo para pacientes con pie equipo o pie caído.
Con el sistema CAD CAM podemos obtener la información del paciente de manera digital, evitando la toma de moldes en yeso, generando la información precisa y exacta, con las medidas del área escaneada. Con un software especializado se evalúan los signos clínicos biomecánicos del paciente y se crea un archivo de corrección o de modificación en los planos sagital, coronal o transverso. Este archivo es llevado a un Carver, o máquina de fresado, que fabrica el prototipo en un pode positivo, para finalmente terminar el proceso de termoformado y ajustes finales. Es decir que en un tiempo inferior a 4 horas, es posible entregar el producto final al paciente. De esta manera se crean corsets personalizados, con un producto asimétrico, ya que la deformidad misma así lo es. Lo interesante del sistema es que permite el diseño y fabricación de diferentes elementos tanto de órtesis como de prótesis.
Nuestro trabajo de más de 25 años me ha dado el privilegio de llegar a ser profesor de órtesis de columna en la Universidad de St. Petesburg College of Florida y de ser referente internacional como miembro de las más importantes sociedades científicas como AOPA, AAOP, ISPOS y OSORT. Nuestro
laboratorio en Colombia y el Gómez Orthotic System GOS en Estados Unidos, son entidades reconocidas internacionalmente y contamos con un equipo de profesionales, técnicos ortesistas y protesistas certificados.
Soy la persona más afortunada, grata con Dios y la vida por mi familia. Angelita, la dueña de esta historia, es ahora mi mano derecha en GOS, madre e un niño de cinco años y comprometida en continuar nuestra misión. Mi esposa y mis otros dos hijos nos acompañan y liderean esta empresa. Como colombianos, tenemos el orgullo de haber crecido como empresa de salud, a partir de una experiencia médica que cambió nuestras vidas. Hoy en día sabemos que podemos ofrecer elementos de calidad, protocolos exitosos de tratamiento y tecnología de punta a los pacientes de nuestro país y el mundo entero.

 

2 comentarios en “La escoliosis de mi hija, una curva en mi vida (una historia real)

  1. Hola, tengo 2 hijas con CMT2, quisiera saber si tiene ortesis que funcionen para esta enfermedad y una de ellas tiene escoliosis que ha ido avanzando rápidamente, todas sus sucursales son iguales o hay alguna que se especialice en columna ?
    gracias

    1. Hola buenas tardes contamos con un centro especializado en Órtesis y Prótesis esta ubicada en Manuel Carpio 253 Col. Santa María La Ribera Del. Cuahutemoc, CDMX para realizar su cita es al 55471840 ext 128, 124 o 119

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

16 − twelve =