Publicado el Dejar un comentario

Deformaciones de Columna – Primera Parte Lordosis

Deformaciones de Columna – Primera Parte Hiperlordosis

 

Nuestra columna está formada por un conjunto de piezas individuales, las vértebras, separadas entre sí por los discos intervertebrales.  Las principales funciones de estas estructuras son:

  • Sujeción corporal.
  • Contrarrestar la gravedad.
  • Dar movilidad.
  • Proteger la Médula Espinal.
  • Servir de anclaje a ligamentos y Músculos que determinan el grado de flexibilidad y rigidez.

La Lordósis y Cifósis, son las curvaturas naturales de la columna. La lordosis se presenta en cervicales y lumbares la cifósis en dorsales y sacro, las curvas naturales de la columna y se van alterando con la edad, traumatismos y posturas, creando aumento (híper) o  disminución (hipo) de su rango normal. Algunas veces estos defectos de la postura vertebral y de la espalda pueden acompañarse de escoliosis que es un tema ya anteriormente tratado en nuestros Newsletters

 

Lordosis

 

¿Qué es?

Llamamos lordosis a las concavidades de la curva. En la espalda hay dos lordosis: la cervical y la lumbar. Cuando estas curvas están muy acentuadas las denominamos hiperlordosis.

Se distinguen  hiperlordosis mecánicas:

  • con desequilibrio pélvico hacia delante (anteversión)
  • con desequilibrio pélvico combinado con desplazamiento hacia atrás de la columna lumbar y sacro
  • Hiperlordosis con malformación:
  • Espondilolisis

En cualquiera de los casos, viene acompañada normalmente con cifosis dorsal importante: hipercifosis; ya que la columna vertebral tiende a compensar curvaturas ante cualquier anomalía en la misma.

Causas

Aunque en muchos casos se entiende como que puede ser congénita existen varias causas por las que esta curvatura puede aumentar con el paso del tiempo

  • Hipotonía abdominal: existe muy bajo tono muscular en la zona de los músculos del abdomen, lo que conlleva a un sobrepeso, haciendo doblar por el mismo en exceso la columna lumbar.
  • Embarazo: de ahí las lumbalgias frecuentes en mujeres con un embarazo avanzado.
  • Intervenciones quirúrgicas repetitivas en zona abdominal: como en los casos de hernias inguinales con continuas recaídas o recidivas.
  • Acortamiento de la musculatura isquiotibial: por mantener contracturados los músculos de la parte posterior de las piernas

Síntomas.

Existen hiperlodosis bien toleradas, de causa congénita en su mayoría, pero esto no suele ser lo más habitual. Cuando el origen está en las adaptaciones posturales, malos hábitos deportivos o laborales, en compensaciones por alguna enfermedad , como por ejemplo la enfermedad de Scheuerman, muy común en adolescentes en etapa de crecimiento, o por falta de flexibilidad de las cadenas musculares, entonces las contracturas musculares y el dolor aparecen para informarnos que algo no funciona bien en nuestro cuerpo.

El aumento de estas curvas provoca una presión exagerada sobre las articulaciones vertebrales (articulaciones interapofisarias). En una primera fase aparecerá el dolor debido a la irritación de los elementos sensitivos de la zona (nervios, ligamentos, músculos cortos…) y con el tiempo el aumento de presión acelerará los procesos degenerativos (artrosis, estenosis, espondilosis)

Diagnóstico.

Un análisis clínico por un profesional calificado, preferentemente Ortopedista, Médico Rehabilitador o Fisioterapeuta, suele ser suficiente, en algunos casos se puede confirmar el diagnóstico mediante una radiografía anteroposterior y lateral para ver si hay cambios estructurales o si se requiere un estudio de imagen más avanzado para descartar compromiso de otras estructuras delicadas como los nervios raquídeos y periféricos.

 

Productos sugeridos.

Espalda Link… http://bit.ly/2ac0InQ

 

Espera la segunda parte…