Lesiones más frecuentes en Miembros Superiores

Los miembros superiores, coloquialmente conocidos como brazos, en sus subdivisiones tales como hombro, codo, muñeca y dedos, nos permiten a los seres humanos realizar actividades que facilitan el desempeño de nuestras actividades cotidianas. A través de ellos podemos comer, rascarnos, acariciar a otras personas, vestirnos, asearnos,  tocarnos nosotros mismos y muchas otras cosas que parecen banales porque las podemos realizar todos los días. A través de lo especializado de sus movimientos, podemos realizar actividades deportivas como nadar, lanzar una pelota, soportar nuestro propio peso colgado de una barra o actividades de gran precisión, como escribir, pintar, realizar una cirugía.  Su grado de evolución y desempeño, nos permite distinguirnos de otras especies. Incluso hoy hemos desarrollado nuevas habilidades como escribir en teclados pequeños, como lo hacemos a través de nuestro teléfono celular o dominar a través de botones y palancas, complicados juegos de video.

Precisamente porque los estamos usando en todo momento y para diversas actividades es que algunas partes sensibles de ellos, llegan a presentar lesiones ya sea traumática como puede ser por la práctica deportiva y accidentes o por exceso de uso como cuando nuestro trabajo implica usar un teclado o cargar objetos pesados.

Por eso las lesiones de los miembros superiores, representan un buen número de problemas en el consultorio ortopédico y de rehabilitación. Su tratamiento y recuperación son vitales para mantenernos independientes y autónomos y padecer alguna de estas afecciones nos puede mantener adoloridos, incapacitados y alejados de las cosas que nos gustan.

A continuación detallamos los problemas más frecuentes por región del miembro superior, para poder identificar sus síntomas a tiempo y acudir a pedir atención especializada para su tratamiento y que no se conviertan posteriormente en problemas crónicos que nos alejen de la actividad.

Hombro

Luxación de Hombro

El hombro es una articulación compleja del cuerpo humano que está formada por tres huesos: escápula, clavícula y húmero. Debido a su estructura anatómica y a la gran cantidad de músculos que la componen, permite la mayor cantidad de movimientos en el ser humano. Sin embargo, es la que más se lesiona.

Causas

Las causas más frecuentes de luxación de hombro son los traumatismos, mientras que las laxitudes y las alteraciones ligamentarias congénitas son las menos comunes. La mayoría de los pacientes asisten a la consulta porque padecen dolor agudo, deformidad e impotencia funcional en el hombro.

La luxación del hombro es una lesión muy dolorosa que ocurre cuando el húmero proximal o “cabeza” se sale de lugar, o sea, de la glena. Esto ocurre por causa de una caída o golpe con otro objeto o persona en una posición determinada. Generalmente, la persona siente un fuerte dolor y una incapacidad para mover el brazo. En estos casos, se debe ver al médico especialista inmediatamente, para evitar que el cuadro se agrave derivando en lesiones de huesos, ligamentos, tendones, vasos y nervios.

Tratamiento

El médico especialista es quién volverá a colocar el hombro en su lugar. Muchas veces, esto se puede realizar en el consultorio. Sin embargo, existen casos en que la gravedad de la situación obliga a que esto se realice en un quirófano con anestesia general. En cualquiera de los dos casos, una vez que el hombro está inmovilizado con un cabestrillo con faja, el paciente es enviado a su casa.

Luego, en el consultorio del especialista, se realiza la evaluación de las lesiones ligamentarias sufridas. Por lo general, se realiza una resonancia magnética y de acuerdo al tipo de lesión ligamentaria, a la edad y actividad del paciente se planifica el tratamiento definitivo.

Cirugía

Como regla general, el tratamiento quirúrgico (reparación artroscópica de ligamentos del hombro) es la opción recomendada cuanto más joven y activo es el paciente.

La inmovilización del hombro dura alrededor de 3 semanas. Durante ese período no se puede retirar la inmovilización bajo ninguna circunstancia si se quiere tener un mayor margen de curación efectiva y disminuir el riesgo de re-luxación. Al finalizar ese período, el paciente debe hacer rehabilitación para recuperar la movilidad y luego, fortalecer el hombro. Un correcto seguimiento y una buena rehabilitación reducen el riesgo de sufrir otro caso de luxación. Sin embargo, más del 80% de los pacientes con menos de 20 años, sufren una segunda lesión. Mientras tanto, menos del 20% de los pacientes mayores de 40 podrían tener otro caso similar.

Prevención

Aunque muchas veces la causa por la cual se lesiona el hombro es un traumatismo, existen ciertas recomendaciones que previenen este tipo de lesiones:

  • Fortalecer la masa muscular del hombro con diez o quince minutos diarios de ejercicios. En los gimnasios realizar los fortalecimientos en forma progresiva y evitar la carga de peso en posiciones de rotación externa extrema de los hombros.
  • No hacer movimientos bruscos o forzados.
  • Distribuir el peso entre ambos brazos al levantar objetos y, si es necesario, usar máquinas o elementos que permitan reducir el esfuerzo.
  • Realizar actividad física acorde a la edad y la fuerza muscular de cada persona.

Artículos Relacionados

Sigue nuestro Blog el próximo tema será… “Síndrome del Manguito Rotador”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ten − 1 =