¿A qué edad puedo llevar a mi hijo al Ortopedista?

Puede que te preguntes si tú hijo tiene un crecimiento normal en su postura, ya que has notado que no tiene un arco de sus pies o sus rodillas y caderas no se alinean como las de un adulto. Debes de saber que es perfectamente normal estas malas posturas en los primeros años de vida, ya que sus huesos y sus músculos, así como su postura se va corrigiendo de acuerdo al desarrollo motriz (gatear, permanecer de pie, caminar, correr).

Una pregunta frecuente que llega a nuestros consultorios es ¿Cual es la edad para saber si mi hijo tiene un problema de pie plano o mala postura?

El pie plano es una afección común en bebés y niños pequeños, esto debido a que los tejidos que sostienen las articulaciones en el pie (llamadas tendones) están flojos o débiles. A medida que los niños crecen, los tejidos se tensan y forman un arco, lo cual tiene lugar cuando el niño tiene 2 o 3 años de edad. La mayoría de las personas tiene arcos normales cuando son adultas. Sin embargo, es posible que en algunas personas este arco nunca se forme.

En la consulta se puede determinar cualquier problema relacionado con los huesos y los músculos de los niños, como los defectos en la postura.

Es por eso que se recomienda un chequeo a partir de los dos o tres años de edad cuando el niño tiene un desarrollo motriz mas controlado. El Ortopedista determinara si tiene un problema e indicará el tratamiento a seguir si así lo requiere.

pie_plano4

¿Qué es el pie plano pediátrico?

El pie plano pediátrico se define por la caída parcial o total del arco normal de la planta del pie de los niños. Un diagnóstico adecuado solo puede ser determinado cuando el niño empiece a dar sus primeros pasitos.

La mayoría de los niños que tienen el pie plano no presentan síntomas, pero algunos niños sufren uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dolor y sensibilidad.
  • Calambres en el pie, pierna o rodilla.
  • Desvío del talón hacia afuera.
  • Torpeza al caminar.
  • Dificultad en realizar actividades físicas.

Diagnóstico

Para el diagnóstico del pie plano, lo primero es una buena exploración física por parte del Ortopedista pediátrico; examina el pie y observa su forma cuando el niño se pone de pie y cuando se sienta. El médico también observa cómo camina el niño y evalúa el rango de movimiento del pie.

Se complementa con una visión de la Huella Plantar en el Podoscopio; y si aún queda alguna duda, es cuando se puede recurrir al estudio mediante Radiografías, que deben ser de ambos pies y en apoyo, para poder valorar determinados ángulos de carga necesarios para determinar el tipo de problema real existente. Debido a que el pie plano en ocasiones está relacionado con problemas de la pierna, el médico también examina la rodilla y la cadera.

Tratamiento

Si un niño no presenta síntomas, a menudo no requiere tratamiento. El ortopedista Pediátrico observará y reevaluará periódicamente la afección.

Cuando el niño tiene síntomas sí se requiere tratamiento. El médico Ortopedista Pediátrico va a sugerir una o más de las siguientes opciones de tratamiento no quirúrgico:

  • Dispositivos ortopédico /Plantillas.: El Ortopedista Pediátrico puede recomendar dispositivos ortopédicos a la medida que se colocan dentro del calzado como soporte de la estructura del pie y mejorar así su funcionalidad.

En algunos casos de pie plano asintomático se puede contemplar el uso de dispositivos ortopédicos/ Plantillas a la medida.

  • Terapia física. Los ejercicios de estiramiento, guiados por un fisioterapeuta, proporcionan alivio en algunos casos de pie plano.
  • Modificaciones del calzado. El Ortopedista Pediátrico le aconsejará sobre las características de los zapatos que es importante tener presente para los niños con pie plano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − four =